Realizar cortes precisos, rápidos y limpios, son los principales atributos de los discos diamantados, pero al igual que otras herramientas de trabajo diario, necesitan tener revisiones periódicas para garantizar su óptimo funcionamiento. En caso contrario, podrías acelerar las fallas, así como los daños en el material que vas a cortar.

Por eso, hoy te presentamos seis recomendaciones que te ayudarán a proteger los discos diamantados:

1. Elige el disco diamantado correcto

¿Para qué lo vas a usar? ¿Con qué material lo vas a utilizar? ¿Cuál es el tamaño y velocidad máxima de la máquina? Son tres preguntas esenciales que debes hacerte antes de elegir y comprar un disco diamantado. 

2. Almacénalo en un lugar seguro

El cuidado de un disco diamantado es imprecindible para su funcionamiento y la preservación de su vida útil. Por eso, cada que lo utilices, asegúrate de limpiarlo y almacenarlo en un lugar fresco, sin cambios bruscos de temperatura.

3. Verifica el estado de tu disco diamantado

Para ello, revisa que los segmentos del disco estén intactos y que no presente ninguna grieta. Además, cuando lo instales en la máquina, gíralo durante 30 segundos, para asegurarte que va a funcionar sin ningún problema. Si notas que el disco está vibrando, no continues con su uso.

4. Emplea lijas blandas

Utiliza lijas blandas para el funcionamiento de tus discos que eviten fisuras en sus cuerpos o que los diamantes queden enterrados en la lija y no tengan una suficiente exposición para los cortes.

5. Usa el disco diamantado para lo que está diseñado

De cualquier modo, no utilices tus discos diamantados de cortes en seco para cortes en superficies húmedas, al igual que en superficies no adecuadas. Si lo haces, incrementas la probabilidad de que se dañe.

Para conocer más acerca de los discos diamantados visita nuestra página web y descarga nuestro catálogo.